Protección animal < Volver


Protección animal | Castración masiva

Las funciones de la Secretaría de Protección Animal son:

Castraciones

La castración o esterilización es el método más efectivo que existe para evitar la superpoblación de animales, el nacimiento de crías que jamás encontrarán un hogar y el abandono. Es un método definitivo, no deja secuelas y tampoco modifica en absoluto la vida normal de la mascota.

Hembra
Está comprobado que tanto en una gata como en una perra castrada en forma temprana (antes de tener la primera cría), prácticamente se anulan las probabilidades que desarrollen tumores malignos de mamas y útero.

También se reducen los riesgos de contraer infecciones uterinas (Piómetras) que, de no ser detectadas a tiempo, pueden llevar al animalito a la muerte.

Macho
La castración de los machos, además de impedir que dejen preñadas a las hembras, reduce la posibilidad que se pierdan al huir del hogar en búsqueda de perras en celo, será menos agresivo, mas cariñoso, dejará de orinar en todas partes para marcar territorio y no pierde su condición de guardián.

Lo mismo ocurre con los gatos, que dejan de deambular, dejan de orinar marcando territorio, desaparece el olor por la actividad hormonal y, al dejar de pelear con otro gatos, se reducen las posibilidades de contagios de enfermedades muy peligrosas, como el VIF (virus de la inmunodeficiencia felina) y el VILEF (Virus de la leucemia felina)

La Secretaría de Protección Animal
ha implementado un Programa de castraciones Masivas, Sistemáticas, Extendidas en el tiempo, Tempranas y Gratuitas.

Un animal castrado

Indicaciones Generales